2 may. 2011

algo así sería el placer simplificado

atardece
son las cinco y veintitrés
de un lunes después
de un domingo de lluvia
y poco estrés.

lisandro canta
tan melanco como siempre
y hoy me gusta y no me duele
y me tomo un café con leche
en su compañía.

prendo un palo santo
uno de dos bolivianos
del mercado de las brujas
y pienso: le regalaría uno a él,
junto a otras tantas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario