20 may. 2011

conocerte por segunda vez

fue mucho menos gracioso que la primera


fue escuchar las mismas cosas
los mismos nombres
y otras cosas que de algún modo
imaginaba
                              con otro sentido


fue ver la misma sonrisa
los mismos detalles
y otras cosas que de algún modo
ya había visto
                              con otro sentido




fue experimentar
las ganas que brotan
de hacer algo
sin saber demasiado por qué
simplemente hacerlo

y conocer
que uno conoce
apenas prejuicios
o suposiciones acerca de algo
o verdades vistas desde otro ángulo

y conocer que uno
en realidad no conoce nada
de ese otro que conocía
y vuelve a conocer




por segunda vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario